Back to Top
  • WEB DESIGN

    Tantas equidem urbanitas an has. Eam id vidisse oportere efficiendi, mea consul patrioque assueverit id. Ne quo nulla primis elaboraret, id mutat affert pri. Congue feugiat eu sed, nam vocibus invidunt hendrerit eu. Ad duo minim euripidis.

  • PROJECTS

    Laoreet recteque pertinacia eam eu, sea ut dignissim consetetur voluptatum. Eu epicurei partiendo has. Dolores expetenda contentiones sit ea, duis erant facete ne mei.Laoreet recteque pertinacia eam eu, sea ut dignissim consetetur voluptatum. Eu epicurei partiendo has. Dolores expetenda contentiones sit ea, duis erant facete ne mei.

  • Team Work


    Est no percipit philosophia, ea sumo novum neglegentur vel. Adhuc nominavi quaestio in vim. Tollit efficiantur mel ut. Ut vim viris doctus percipit.Est no percipit philosophia, ea sumo novum neglegentur vel. Adhuc nominavi quaestio in vim. Tollit efficiantur mel ut. Ut vim viris doctus percipit.

Ciclos reproductores

Ya en la fase prenatal, se determina el sexo del embrión. La diferenciación sexual se da entre la sexta y octava semana desde la fecundación. Se desarrollarán así los genitales externos e internos masculinos o femeninos y serán los testículos y/o los ovarios ya desarrollados en esta etapa los que, con la segregación de testosterona y/o estrógenos respectivamente hacia el cuarto y séptimo mes, influirán en el proceso de diferenciación sexual en el Sistema Nervioso Central.

De esta manera, en el varón, el hipotálamo se encargará de avisar a la hipófisis, en el despertar sexual de la pubertad, para que se comience a dar la producción de espermatozoides en los testículos. Estas señales no cesarán, de manera que su producción será continua y hasta el final de la vida.

En el caso de la mujer, la hipófisis regulará los niveles hormonales hasta que se da la maduración del óvulo.

Es entre los once y catorce años cuando se alcanza la madurez y capacidad reproductiva que se manifiesta en los ciclos reproductores.

CICLO REPRODUCTOR MASCULINO

La hipófisis, obedeciendo a las señales del hipotálamo, segregará a partir de la pubertad dos tipos de hormonas:

  • La hormona luteinizante (LH)
  • La hormona folículoestimulante (FSH)

La primera activará la producción de testosterona y esta, a su vez, dará comienzo a la espermatogénesis con ayuda de la FSH, formándose finalmente los espermatozoides.

Éstos se producirán en oleadas, caracterizándose el ciclo reproductor masculino por ser continuo.

CICLO REPRODUCTOR FEMENINO

Las hormonas sexuales femeninas, estrógenos y progesterona, son segregadas en niveles más altos durante la época reproductiva de la mujer, descendiendo durante el climaterio (fase en la que empiezan a desaparecer las menstruaciones y son más irregulares) y la menopausia (fin de la etapa reproductiva).

Ya desde la etapa fetal, los ovarios contienen de 300.000 a 400.000 óvulos, de los cuales, entre 350 y 400 madurarán a partir de la pubertad, dándose la ovulación.

La ovulación es el proceso mediante el cual, a través de un aumento de los niveles hormonales, el óvulo ya maduro es expulsado del ovario.

Estas hormonas favorecerán a su vez el desarrollo de una capa o forro que se encuentra en el interior de la pared del útero, el endometrio.

Si el óvulo expulsado es fecundado entre el primer y el segundo día desde la ovulación, el embrión anidará en este forro preparado para segregar sustancias embrionutritivas.

En caso de no haber fecundación, descenderán los niveles hormonales provocándose el deterioro progresivo del endometrio hasta su expulsión por la vagina, siendo esto lo que se conoce como menstruación.

La menstruación dura alrededor de una semana y a partir de ahí, los niveles de estrógenos y progesterona volverán a ascender hasta darse una nueva ovulación catorce días después del primer día de regla, comenzando de nuevo el ciclo.

Este proceso se repetirá de forma cíclica a diferencia del ciclo reproductor masculino que, como se señalaba más arriba, es continuo.